¡Qué alegría cuando me dijeron: vámos a la casa del Señor!