Celebración de la Boda

Unos días antes de la boda, los novios suelen verse con el sacerdote que les va a casar para preparar la celebración. En esa reunión recuerdan los diversos momentos de la boda (ritos iniciales, escucha de la Palabra de Dios, homilía,, escrutinio, consentimiento, bendición e Imposición de los anillos, las arras, peticiones, misa si es oportuno, bendición sobre los esposos y ritos finales), y se ponen de acuerdo sobre cómo lo van a hacer y lo que van a decir. 

Ustedes son los protagonistas en ese acontecimiento y sería conveniente que participaran en todo lo que pudieran. 

La celebración de la boda en la iglesia puede hacerse con Misa o sin Misa. Normalmente se hace sin misa, a no ser que los novios estén muy interesados. 

Si van a comulgar, deben antes confesarse. Quizás hace tiempo que no lo han hecho y les cuesta un poco decidirse. No se preocupen. El sacerdote les facilitará las cosas y se sentirán muy bien por haber dado ese paso, como buenos cristianos.

Todos comprendemos que los novios estén un poco nerviosos durante la celebración, pendientes de tantas cosas. Pero les animamos a que intenten relajarse un poco, se olviden de todo lo demás y vivan conscientemente ese momento tan Importante que están celebrando. 

Un detalle: sean puntuales. Es una muestra de respeto a los demás. Y piensen que a veces después de la boda hay Misa y no tenemos ningún derecho a hacer esperar a la gente por culpa nuestra.