El Canto según el tiempo litúrgico

El año litúrgico tiene en los actuales libros de la liturgia romana un comienzo (primer domingo de Adviento) y un final (sábado posterior al último domingo del tiempo ordinario o solemnidad de Cristo Rey).

Pero el año litúrgico debe ser considerado como una verdadera liturgia. No puede reducirse a un simple calendario de días y meses a los que están vinculadas las celebraciones religiosas; es la presencia, en un modo sacramental-ritual, del misterio de Cristo en el espacio de un año. La historia de la salvación que continúa en el hoy de la Iglesia constituye, por tanto, el elemento vertebrador del año litúrgico.

La música tiene que estar al servicio de la liturgia y de los tiempos litúrgicos, en primer lugar por sentido común y en segundo porque  todos los documentos de la Iglesia en este sentido así lo indican. No es lógico cantar un villancico en la Pascua de Resurrección ni un Aleluya en la Cuaresma.

Para facilitar su ubicación, hemos realizado una lista de cantos distribuidos por el tiempo litúrgico más apropiado para su uso y, algunos, teniendo en cuenta el momento de la Misa.  No obstante, se trata de sugerencias ya que en ocasiones no existe un patrón objetivo por el que se pueda valorar éste u otros aspectos del canto y, además, algunos de ellos podrían utilizarse en tiempos litúrgicos o momentos de la celebración eucarística diferentes de los señalados como primera opción.