Bautismo

Es el primer sacramento de la iniciación cristiana. Nos otorga la gracia de ser hijos de Dios.