Jueves 1º de cuaresma

LECTURA:      "Mateo 7, 7-12"

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre.

Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!

En resumen: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten; en esto consiste la Ley y los profetas.»

MEDITACIÓN:            "Buscad"  

            Tal vez esta palabra es la que de alguna manera puede recoger todos los sentimientos que nos desgranas en este texto, Señor. Nos invitas a la confianza en ti y a asumir unas actitudes concretas ante los demás y para con los demás, y ante esa invitación-tarea el "buscad" tiene un peso especial.

            Me da la sensación de que es la que mejor expresa una actitud continua ilusionada, esforzada, incansable. Algo que exige trabajo y deseo profundo y que, además, abarca todos los contenidos que queramos incluir en nuestro camino de crecimiento humano, de acercamiento a los otros, a ti, y hacía mí mismo.

            Siento que expresa la tarea de esta vida y que, además, inserta en este tiempo cuaresmal, adquiere una intensidad especial. La siento como una llamada a ponerme en camino, a seguir adentrándome en el misterio de tu amor inagotable y hacia toda la humanidad. Es una llamada a adentrarme también, de manera incansable en el propio misterio de mi vida, de mi caminar, de mis retos de construirme como persona, de acoger mis limitaciones y buscar el modo de irles dando un giro. Es ir descubriendo mis capacidades inagotables de bien en mis gestos sencillos y sinceros de amor, cada vez más gratuito, como el tuyo.

            Desde ahí, es una llamada a buscar las mil maneras de dar cauce a todas aquellas actitudes que me abren a los otros, por encima de sus limitaciones, de sus bondades o maldades,  porque lo que está en juego es la construcción de un hombre y de un mundo nuevo que se ha puesto en marcha contigo. Al final está en juego mi propia vida, mi realización como persona, como creyente, mi coherencia, aquello de lo cual yo tengo que responder desde mi ser, desde mi verdad. Y es hermoso. Y aunque no es tarea fácil no cabe duda de que es apasionada, y desde tu llamada y con tu gracia, quiero seguir haciendo de mi vida camino de esa búsqueda tras la cual tú me esperas. 

ORACIÓN:                 "Buscador de humanidad"

            Señor, gracias por tu llamada y porque me invitas a seguir llamando a tu puerta. Gracias porque haces posible mi petición y seguir poniendo mi confianza en ti. Gracias porque has salido a mi encuentro, porque me has buscado y encontrado, y porque me invitas a hacerme un buscador de humanidad.

            Gracias, Señor, porque en medio de mis limitaciones, en medio a veces de mis contradicciones y de mis fracasos, sigo sintiendo tu voz que me llama y que sigue esperando en mí

CONTEMPLACIÓN:            "El primero"

Eres tú el primero

quien cada día sales

a mi encuentro

llamando a la puerta

de mi corazón herido.

Eres tú el primero

el que extiendes tu mano

esperando unas migajas

de mi amor humano.

Eres tú el primero,

quien incansable

diriges mi rostro

al que camina a mi lado.

Eres tú el primero,

y te llamo, te busco, te pido

que no dejes de ser el primero

 

 

AdjuntoTamaño
PDF icon Lectio jueves 1º.pdf93.76 KB