La imagen del Niño Jesús

En un espacio adecuado de la casa se puede colocar también una imagen del Niño Jesús, del tamaño que parezca oportuno.

Es una imagen que nos ayuda a visualizar el misterio de la Encarnación de Dios en nuestra historia. No sólo a los niños, sino también a los mayores, nos invita a dar profundidad cristiana a este período de fiestas de la Navidad y a las diversas manifestaciones de su alegría.

Cuando se hace la instalación, el padre o la madre puede utilizar esta bendi­ción que propuso el papa Juan Pablo ll (Notitiae 1979, p. 72).


Dios, nuestro Padre,
tú amaste tanto a los hombres
que nos enviaste a tu único Hijo Jesús,
nacido de la Virgen María,
para salvarnos y conducirnos a ti.

Te pedimos que, con tu bendición,
esta imagen de Jesús,
que está a punto de venir de nuevo a nosotros,
sea, en nuestra casa,
signo de tu presencia y de tu amor.

Te lo pedimos en el nonmbre de Jesús
tu Hijo amado,
que viene para dar la paz al mundo.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén