Fotógrafos

También es normal que los novios quieran tener un recuerdo de su boda, encargando un álbum de fotos o un vídeo. Pero no hay que olvidar que la iglesia no es un estudio fotográfico ni un plató de cine, en el que el fotógrafo puede colocar todos los aparatos que quiera, sino un lugar sagrado en el cual se realiza una celebración religiosa, que necesita un ambiente de recogimiento y de fe.

 
 

El fotógrafo que sea buen profesional sabe que su misión en la iglesia es ser notario gráfico de lo que allí se celebra, respetando el ambiente en el que trabaja.

 

Por parte del obispado se han realizado algunas reuniones a las que se han Invitado a los fotógrafos para presentarles las normas que han de seguirse en la celebración de las bodas: puntualidad, discreción, no distraer a los asistentes en los momentos más importantes, mínimo de accesorios,....